/ fotógrafos

Johnny Miller, desde el aire

JohnnyMiller
Johnny Miller | Foto de fstoppers.com

El fotógrafo estadunidense Johnny Miller prefirió mirar la desigualdad social de Johannesburgo, en Sudáfrica, desde arriba, desde el cielo, es decir, mirar hacia abajo para analizar los contrastes de ricos y pobres. Ahí comenzó su proyecto Unequal Scenes (Escénas Desiguales) centrado en las huellas marcadas por el Apartheid desde hace 22 años. El proyecto comenzó en Sudáfrica, en 2016, pero se ha extendido a varias urbes con características similares a Johanesburgo, entre ellas, México.

Dice Miller que las diferencias sociales de cómo vive la gente a veces son difíciles de ver desde la tierra. La belleza de poder volar es ver las cosas desde una nueva perspectiva, y desde esa perspectiva su trabajo ha sido publicado por New York Times, BBC, CNN y muchos medios más causando polémica y discusiones por mostrar el contraste de nuestro mundo. En el caso de México es aún más especial porque hasta ahora su trabajo no ha sido exhibido o reconocido en alguna muestra o por algún medio de este país.

Todo comenzó en Sudáfrica. Ahí observó que muchos lugares se construyeron y se modificaron, como carreteras, ríos, zonas de amortiguación de tierras vacías y otras barreras, para mantener separadas a las personas. Todavía existen muchas de estas barreras y las desigualdades que han engendrado. A menudo, las comunidades de extrema riqueza y privilegio existirán a pocos metros de las condiciones sórdidas y las viviendas en barrancas, entre las que se encuentra la Ciudad de México y donde estuvo hace algunos meses.

SantaFe-CDMX
Ciudad de México | Johnny Miller

De su experiencia en la capital del país, escribió una extensa narración de la cual extraemos algunas anécdotas:

"La Ciudad de México es una ciudad bulliciosa, enorme y moderna, una de las más grandes del mundo. Las carreteras de tres pisos y los túneles gigantes atraviesan el terreno montañoso. Elevados rascacielos, enormes catedrales y una de las plazas más grandes del mundo se sientan impresionantemente sobre un gigantesco lago drenado. En todas partes hay signos del imperio azteca: en los nombres de las calles, las fiestas, la comida y los ojos y la piel de la población. Es verdaderamente una de las ciudades más fascinantes en las que he estado.

"México es también uno de los países más desiguales del mundo. En algún momento el hombre más rico del mundo fue mexicano. El 1% de la población, la cual representa a la clase más pudiente del país, gana 21% del ingreso total de la nación, un porcentaje más alto que cualquier otro país en el mundo.

"Gran parte de esa riqueza se concentra en solo unos pocos multimillonarios. Según algunas medidas, los 4 hombres más ricos de México concentran el 9% de la riqueza, una cantidad asombrosa en un país de esta magnitud.

SantaFE-II-CDMX
Ciudad de México | Johnny Miller

"En la Ciudad de México, esa riqueza se demuestra con enormes y extensas áreas de viviendas de bajos ingresos. Algunas veces llamadas barrios marginales. Áreas como Ciudad Nezahualcóyotl son más gigantescas colonias de empleados que ciudades. Hasta donde alcanza la vista, casas de hormigón vertidas de 2 y 3 pisos se extienden a lo lejos en una planicie al lado del aeropuerto. En algún lugar entre 1 y 2 millones de personas viven aquí, en una vasta zona que también comprende comunidades vecinas de bajos ingresos como Chimalhuacan e Iztapalapa.

"Neza es el área más grande de barrios marginales en la que he estado. Más de un millón de personas viven aquí en una gigantesca red de hormigón.
Ya no existe la dinámica amistosa y acogedora que existe en las zonas marginales de África y la India. En Neza, los niños miran con cautela por las ventanas, en lugar de arremolinarse alrededor de mi cámara pidiendo una foto. Hombres y mujeres miraban mi cámara con desconfianza. Más de una vez me dijeron que me fuera.

"Las condiciones en que viven por motivo del crimen organizado son muy lamentables. Los padres se ven obligados a usar tarjetas de identificación laminadas al cuello cuando recogen a sus hijos de la escuela. ¿La razón? Secuestro. Como me dijo una mujer, "toman fotos de los niños y las comparten en las redes sociales. Así es como saben cuáles tomar. Es por eso que no nos gustan las cámaras".

SantaFeMexico
Ciudad de México | Johnny Miller

"Aunque el tono general es sombrío, la vida continúa como en cualquier otro lugar. Todos los días en las áreas de menores ingresos de la Ciudad de México, como Iztapalapa, habrá un tianguis. Desde el aire, son fáciles de detectar: una raya roja que brilla como un faro entre un mar de monótonas casas de cemento gris. Todo se comercializa en estos mercados: ropa, alimentos, productos electrónicos y mucho más. Estos tianguis son un ejemplo de la idiosincrasia bella y colorida que compone la vida mexicana contemporánea.

"En contraste con otros países, en México sentí pocas ganas de la gente de criticar al gobierno o a la clase alta. Los ciudadanos de bajos ingresos con los que hablé renunciaron a ello. Tal vez era algo completamente diferente lo que les planteaba o preguntaba. Tal vez estaban recelosos de abrirse a un extranjero, especialmente a uno con acento estadounidense. Tal vez estaban demasiado asustados para criticar, creo que nunca lo sabré.

"Quizás los mexicanos en áreas de bajos ingresos simplemente se han adaptado al trauma de la violencia del narcotráfico, la corrupción, la trivial banalidad de la pobreza y han aprendido a reprimir sus verdaderas emociones. Tal vez la falta de voluntad de relacionarse con un visitante temporal, un hablante que no es hispano, un estadounidense blanco, era puramente una cuestión táctica de tiempo y comprensión. Dejé a Neza sintiendo que sabía menos sobre la gente y la comunidad que en cualquier otra ciudad. Nadie me ofreció su dirección de correo electrónico o su número de teléfono. Nadie me invitó a volver la próxima vez que lo visite.

Johasnesburgo-Sud-frica
Johanesburgo, Sudáfrica. | Johnny Miller

Un agradecimiento especial a la estructura de apoyo que tenía en la Ciudad de México, un lugar muy intimidante para viajar, hablar y conducir. No podría haber hecho este proyecto sin el apoyo de la Fundación Thomson Reuters (específicamente Anna Yukhananov), mi conductor Octavio, y por supuesto mis amigos increíblemente generosos Alejandra y Daniela Esponda. Un agradecimiento especial para Óscar Ruíz, un piloto de helicóptero que también es fotógrafo especializado.

Durban-Sud-frica
Durban, Sudáfrica. | Johnny Miller

Fuentes del proyecto: